Terapia de pareja, para qué nos sirve y cuáles son los motivos más frecuentes de consulta?


Terapia de pareja, para qué nos sirve y cuáles son los motivos más frecuentes de consulta?

¿Cuando hay que acudir a una terapia de pareja?
Cuando la relación empieza a deteriorarse y uno o ambos integrantes piensan  seriamente que ya no pueden solucionar solos sus diferencias. Es el momento de plantearse la posibilidad de que alguien ajeno y profesional pueda dar una mano.   La posibilidad de la separación está siempre ahí, pero hay que tener en cuenta que es muy dolorosa, sobre todo cuando hay hijos pequeños. A veces se evitará y en otras no pero al menos tratar de que sea con el menor costo emocional posible. 
La terapia de pareja es cosa de dos y a veces sucede que uno es el que da la voz de alarma y el otro puede o no estar de acuerdo en acudir a terapia, pero al menos  tiene que estar dispuesto a colaborar. Si no es así, el que ve el problema  puede acudir al profesional, que podrá ayudar pero  lógicamente con menos capacidad de maniobra. El principal problema en el fallo de la terapia de pareja es que muchas veces se acude al profesional cuando ya no hay solución. Cuando el desgaste ya es muy grande. 

Hay varios motivos de consulta que se repiten en las parejas:

1) Problemas de carácter:  Mucha intolerancia frente a las diferencias que los lleva a discutir y no entenderse, muchas veces llegando a extremos de violencia verbal o física. 
El fallo en la comunicación es el más frecuente. Engancharse en discusiones inútiles y destructivas en las que se hace sufrir y se sufre tremendamente sin llegar a ninguna solución. El problema radica en que la pareja se centra mas en desahogarse y no tanto en la solución y negociación del problema para que no se vuelva a repetir. 
También puede ocurrir lo contrario, no se hablan ni se comunican y la relación va muriendo. La vida laboral frenética que se lleva contribuye mucho a ello.
EL terapeuta ayuda a mejorar la forma de comunicación usando la asertividad y dando modelos de solución de problemas, estrategias de negociación en la pareja.

2) Otro problema frecuente es la falta de aceptación de las necesidades del otro. La sociedad nos enseña a luchar por nuestros deseos, y a veces eso se lleva a un extremo en la pareja, mientras que un poco de aceptación del otro nos puede conducir a una mayor felicidad, dándonos cuenta de todos sus valores y no solamente del aspecto que nos gustaría cambiar. 
En general las personas quieren que su pareja se adapte al ideal que ellos traían en su mente y cuando esto no se da, entonces quieren que el otro cambie. No toman en cuenta sus necesidades, sino las propias. Que en una pareja son dos personas con iguales derechos y no una que adapta a la otra a su modelo.
En terapia las parejas aprenden a salirse de este  modelo dañino de no aceptación y reclamos hacia el otro, que solo lleva a un sesgo perceptivo negativo del otro y de la relación.

3) Problema sexual:  La vida sexual es un factor importante dentro de la pareja y el mero hecho de que no fluya con normalidad es motivo suficiente para consultar con profesionales.  El sexo es el termómetro de la pareja y muchas veces detrás de un problema sexual subyace otro de mayor calado, siendo el sexo la luz de alarma que primero se enciende.  Muchas veces hay falta de deseo en las parejas, o no hay comunicación sexual, no dicen lo que les gusta, esperan que el otro adivine y esto en motivo de insatisfacciones en ese ámbito. EL terapeuta ayuda a dilucidar si hay otros temas subyacentes que estén influyendo y también  enseña técnicas de enriquecimiento sexual para las parejas o solucionar alguna disfunción si es que la hay.

4) Avatares externos: Cualquier circunstancia externa que afecte a todos o alguno de los miembros de una familia puede ser causante de una crisis en la pareja. Problemas económicos, cambios de domicilio, trabajo o enfermedad pueden estar entre las más frecuentes.  Muchas veces se precisa una mirada externa mas objetiva y ayuda profesional  para poder ver distintas opciones a la hora de solucionar los problemas que se presentan .

5) Problemas con la familia política: Familias que opinan, critican, se entrometen, o personas que sistemáticamente ponen la opinión de su familia por encima de la de su pareja. Los conflictos generados en este entorno son de alta graduación emocional  y difíciles de lidiar sin que nadie se sienta herido o desplazado. Es por todo esto que uno de los motivos frecuentes de consulta es la incapacidad para situar a las familias de origen en un lugar donde sirvan de apoyo a la pareja y no de freno para su desarrollo. EL terapeuta brinda pautas para poder resolver de forma asertiva este tipo de situaciones.


6) Un problema psicológico en uno de los dos: Se da cuando uno de los miembros de la pareja tiene algún tipo de problema psicológico que se niega a reconocer. Esto, como es natural, genera muchos conflictos en la relación. El afectado no quiere de ninguna de las maneras acudir a consultar por su problema específico, pero en cambio sí puede admitir que ambos tienen un problema de pareja y que pudieran necesitar ayuda por esto.  
Así, el miembro sano de la pareja aprovecha esta circunstancia para acudir a terapia a consultar por un supuesto “problema de pareja”, cuando en realidad se busca que el otro sea diagnosticado y tratado, si es que fuera necesario. Una vez en terapia siempre es más fácil convencer a la pareja de que se trate del problema que padece.
Aunque puede sorprender un poco, en ocasiones es la única manera de poder llevar tratamiento a alguien que lo necesita y no acudiría a pedir ayuda de otra manera,

7) Para separarse de una manera adecuada:  Aunque suene triste, a veces la consulta no es para intentar resolver las cosas, sino que una vez tomada la decisión de separarse, la pareja acude a terapia para hacerlo de la mejor manera posible.
En estos casos casi siempre hay niños pequeños de por medio y ambos miembros de la pareja se ponen de acuerdo para tratar de separarse de forma que sea la “menos mala” para todos. Suelen preguntarnos acerca de la logística, quién y cómo sale uno de los dos del domicilio, qué pasos seguir y, sobre todo, cómo decírselo a los niños y actuar posteriormente con ellos. Orientamos, aconsejamos y a veces hacemos de mediadores, con el fin de avanzar en este proceso con la mejor perspectiva de futuro.

Es una forma inteligente de “usar” la terapia de pareja ya que, existiendo niños, aunque se deje de ser pareja se va a seguir siendo padre y madre. Si se realiza un buen proceso de separación, la relación posterior como “padres” se verá muy beneficiada.

Son muchos y variados los motivos por los cuales las parejas acuden a terapia, lo importante es primero aceptar que tienen un problema que no están pudiendo resolver solos y lo segundo es comprometerse con el tratamiento.
Ps. Silvia Cardozo cel 099 18 39 50 
Terapeuta Cognitivo Conductual
ensil@adinet.com.uy




Compartir:

Logo revista Cala

Revista Online

Con más de 8 años de presencia contínua en los medios, Cala le ofrece a sus lectores y clientes un producto de calidad, brindando contenidos de actualidad, escritos por colaboradores profesionales en su área: psicólogos, médicos, expertos en belleza y moda que número a número nos dejan su experiencia.

Redes Sociales

Etiquetas

Entrevistas Belleza Mujer Cala Pareja y Sexo Sociales Casamientos Fashion In Salud & Bienestar Zona Diseño

Números Anteriores

Tapa de raista cala