Hablemos de otras adicciones



Hasta ahora identificábamos muy bien las adicciones a sustancias, pero sabemos que también existen  otras adicciones como el  juego, sexo , comida, compras, alcohol, trabajo, internet. Nos damos cuenta por la pérdida de control  y la dependencia a ellas.

La persona que tiene una adicción organiza su vida en torno a ella.  Influyen no solo en su vida sino también en la de su entorno generando malestar.

Hace años no podíamos pensar por ejemplo la adicción a los celulares, muchas personas que eran potencialmente adictos cayeron fácilmente en ella.  No olvidemos que muchos de nosotros realizamos estas conductas que generan adicción, sin embargo no todos somos adictos. Hay personas con mayor vulnerabilidad que otras.
La publicidad favorece muchas adicciones por la sociedad de consumo en la que estamos inmersos. De  hecho usan mecanismos psicológicos para que lo hagamos. También biológicos.

Las drogas tienen el efecto de aumentar los niveles de un neurotransmisor que es la dopamina, asociado al placer. Y ese efecto dopaminérgico se genera también cuando tenemos un contacto sexual, cuando compramos, cuando jugamos o cuando nos damos un atracón con comida por ejemplo.  Las personas una vez adictas a una sustancia o a una conducta, se habitúan a generarse altas concentraciones de dopamina.

Conductas normales que todos podemos realizar se convierten en adicciones en función de la intensidad, la frecuencia o la cantidad de tiempo  y dinero que invertimos en ella.   Cuando empezamos a perder el control y no podemos dejar de hacerla.  Al punto que perdemos interés en otras cosas que antes nos generaban gratificación.

AL principio estas conductas generan placer en sí mismas, son asociadas a reforzadores positivos. Pero con el tiempo empiezan a mantenerse por lo opuesto, por reforzadores negativos, o sea las hacemos por el alivio del malestar que me genera sino lo hago.  Ahí es donde ya se instaló la dependencia  y ya no se puede controlar.
Es el tipo de relación que el individuo tiene con esa conducta, lo que la define como adicción. Ese alivio que genera realizar la conducta tiene cada vez  mas corta duración, cada vez mas frecuentemente la tiene que realizar para  no sentirse mal . Y esto lleva a que la adicción se agrave y le traiga muchos problemas y es ahí donde consulta. 

El síndrome de abstinencia  es la causa fundamental de que las adicciones sean difíciles de superar.  Genera un impulso en forma de deseo intenso, una tensión creciente en forma de malestar, depresión, humor irritable hasta que se realiza la conducta. Luego desaparece la tensión temporalmente. Y después vuelve gradual el impulso con fuerza creciente asociado a estímulos internos o externos y así sucesivamente.

Que nos hace mas vulnerables? 

Todos los seres humanos necesitamos cierto nivel de bienestar general en nuestra vida,  satisfacciones. Y lo obtenemos de varias fuentes: actividades, deporte, familia, amistades, sexo, trabajo, comida etc. 
Cuando una persona se siente muy frustrada en una o varias de estas facetas puede entonces centrar su atención en una sola.  Ahí el riesgo de adicción es alto. 
También hay características de personalidad o estados emocionales que aumentan la vulnerabilidad: el ser impulsivo, estados displacenteros, búsqueda exagerada de sensaciones , baja autoestima, falta de asertividad o estilo de afrontamiento inadecuado ante las dificultades cotidianas. Carecer de un afecto consistente e intentar llenar esa carencia con adicciones.  Porque el cariño llena de sentido nuestra vida y contribuye de forma importante a nuestro equilibrio psicológico.

 O sea que el conjunto de ambas variables: una personalidad vulnerable y una cohesión familiar débil, van a ser una combinación propensa para que el individuo  encuentre  en una adicción algo que le genera recompensas inmediatas y llena ese vacío emocional. 
De que constan los tratamientos: 

 Como la gran mayoría de las adicciones primeramente se trata del control de los estímulos que provocan dicha conducta adictiva, en la medida de lo posible se tratará de evitarlos;  luego entrenamiento en relajación para  combatir la ansiedad que genera no realizar la conducta. Usar también técnicas de distracción.
 A esto hay que añadirle el trabajar los pensamientos automáticos que se disparan por distintas situaciones. 
También es importante cambiar el estilo de vida, ya que si cambia las adicciones van a sobrarle tiempos que antes lo dedicaban a ellas. Tener otras alternativas en que dedicar ese tiempo y que le deparen algún grado de satisfacción. 
Un estilo de vida que tenga equilibrios entre obligaciones y deseos.
Solucionar los problemas que lo llevaron a dicha conducta, afrontar adecuadamente esas dificultades de la vida cotidiana sin tener que recurrir a la conducta adictiva. 

Todas las personas pueden superar estas conductas con el tratamiento adecuado. Lo importante es recuperar la libertad de elección que es lo que nos sacan las adicciones. Ya que nos dejan sin decisión, estamos a merced de evitar la abstinencia y en un punto en que ni siquiera nos causan placer. Solo evitamos no sentirnos mal, es decir no sentirnos peor.. .

Por tanto , vale la pena el esfuerzo en tratar de superarlo. Tenemos derecho a ser personas felices sin depender  de ninguna conducta en particular, sino por nuestra amplia variedad de sucesos que nos presenta la vida, nos falta el volver a apreciarlos y sensibilizarnos frente a ellos. 

Ps. Silvia Cardozo 
Terapia cognitivo conductual -  cel : 099 18 39 50.




Compartir:

Logo revista Cala

Revista Online

Con más de 8 años de presencia contínua en los medios, Cala le ofrece a sus lectores y clientes un producto de calidad, brindando contenidos de actualidad, escritos por colaboradores profesionales en su área: psicólogos, médicos, expertos en belleza y moda que número a número nos dejan su experiencia.

Redes Sociales

Etiquetas

Entrevistas Belleza Mujer Cala Pareja y Sexo Sociales Casamientos Fashion In Salud & Bienestar Zona Diseño

Números Anteriores

Tapa de raista cala