CUIDADO EMOCIONAL DE NIÑOS EN TIEMPOS DE CUARENTENA


Pensando en nuestros niños, la Lic. en Psicología Mariana Toyos nos deja algunas reflexiones y sugerencias para minimizar el impacto negativo.


Ya vamos varios días con ellos dentro de casa y nos esperan más, hay cosas que podemos hacer para ayudarlos a tramitar mejor esta realidad.




Generemos un clima saludable



  • Somos sus referentes, su apoyo

  • Lo que transmitimos, hablamos, hacemos en este tiempo determinará la forma en que ellos también lo vivan.


Debemos estar tranquilos, cuidar lo que decimos y generar un clima seguro dentro de casa, son los pilares fundamentales para protegerlos del miedo colectivo que el mundo está experimentando.


Es importante regular frente a ellos el uso adulto de las redes sociales. La sobre exposición no solo quita tiempo de compartir con ellos, sino que aumenta nuestra ansiedad y nuestra centración en el tema de la epidemia y sus riesgos.


Seamos conscientes e intentemos tramitar nuestros miedos, elaborarlos y minimizarlos, para cuidarnos a nosotros mismos y cuidar a nuestros hijos. Si vemos que no podemos solos es posible y saludable pedir ayuda.




Diálogo para conocer lo que sienten y piensan


No pensemos que son pequeños, que no entienden, que esto no les preocupa o no los afecta.  Eso no es así.


Es importante dialogar con nuestros hijos, preguntarles cómo se sienten, qué información manejan.


Deben compartir con nosotros sus temores, fantasías, ideas y teorías sobre la enfermedad y sobre lo que ellos creen que está pasando.


Esto nos permite intervenir en el momento donde aún es posible disminuir el impacto emocional del sufrimiento generado por ideas desacertadas y temores irracionales.


Escucharlos, calmarlos y explicarles manejando con ellos datos y hechos certeros, ayuda a que puedan tramitar mejor los elementos potencialmente traumáticos de esta realidad que nos toca vivir.


Informemos verdades


Hay que hablar con ellos de lo que está pasando. Tomando en cuenta la edad y las características personales de cada uno, hay que intentar explicarles lo que está sucediendo y no esconderles la realidad.


No los protegemos con desinformación.


Debemos explicarles las características de la enfermedad, la similitud con otras enfermedades o síntomas que ellos conocen.


Hay que tomar en cuenta que el temor y la angustia que subyace es a la muerte, la muerte propia y de sus seres queridos. En este sentido, es importante explicitar que esta enfermedad no es en sí misma grave ni mortal.


Contarles que tanto ellos como nosotros podemos contraer la enfermedad y que no hay que asustarse.


Decirles que la medida de no asistencia al colegio no es una medida de cuidado hacia ellos, que ellos no están en riesgo y sus maestras tampoco. Que lo que busca es controlar el contagio para cuidar a los que esta enfermedad si puede complicar y para apoyar también a los doctores y todas las personas de los servicios de salud para que puedan trabajar mejor y curar mejor a aquellos que si lo necesitan.


Aprovechemos para educar valores


En situaciones como estas descubrimos que dependemos profundamente de los demás, que para cuidarnos tenemos que cuidar, que para recuperar lo que teníamos tenemos que trabajar entre todos, que lo que uno haga puede hacer realmente la diferencia en los demás.


Aprovechar la ocasión para hablar con nuestros niños genera conciencia cívica, mostrar acciones solidarias, ser responsables; generar empatía con los que se encuentran en riesgo ante esta enfermedad y generar empatía y gratitud con los que nos están cuidando.


Pensar, crear, inventar en familia acciones colectivas solidarias.




No son vacaciones


Dependiendo de la edad de nuestros hijos, hay acciones que podemos proponer para diferenciar este tiempo del anterior.


Como no son vacaciones hay que colaborar y distribuir tareas domésticas. Asumir responsabilidades tanto individuales como colectivas y de servicio al grupo.


Se puede aprender a cocinar y ocuparse de alguna de las comidas familiares.


Como no son vacaciones hay que disponer de algún tiempo al día para dedicar a tareas escolares.


También debemos limitar la exposición a las pantallas.




Disfrutemos de estar juntos


Al estar todos en un estado emocional diferente, podemos lograr una conexión intrafamiliar distinta. Podemos dialogar más, compartir más.


Aprovechar para jugar, disfrutar del patio o jardín quienes tengan.


 


Necesidad de atención especial


Puede suceder que a pesar de tomar todos los recaudos, alguno de nuestros hijos presente cuadros de ansiedad o angustias fuertes o reiterados, conductas llamativas, o que se vea afectado el manejo adecuado de ciertos aprendizajes básicos.


En estos casos, es importante consultar con un profesional para brindarle al niño el apoyo que requiera


Agradecemos a MP ( Medicina Personalizada)  por la información.




Compartir:

Logo revista Cala

Revista Online

Con más de 8 años de presencia contínua en los medios, Cala le ofrece a sus lectores y clientes un producto de calidad, brindando contenidos de actualidad, escritos por colaboradores profesionales en su área: psicólogos, médicos, expertos en belleza y moda que número a número nos dejan su experiencia.

Redes Sociales

Etiquetas

Entrevistas Belleza Mujer Cala Pareja y Sexo Sociales Casamientos Fashion In Salud & Bienestar Zona Diseño

Números Anteriores

Tapa de raista cala