La comunicación sexual en la pareja



Si bien la comunicación en general es un tema que a algunas parejas les cuesta mucho, cuando se llega al terreno de la sexualidad parece que los escollos se multiplicaran. Incluso hay casos de buena comunicación en otras áreas y sin embargo en la sexualidad es imposible hacerlo.

He tenido pacientes de muchos años de casados que me dicen que pueden hablar de cualquier tema con su pareja, menos de eso. Pueden discutir desde que van a comer, a donde irán de vacaciones, la educación de sus hijos, como gastarán el dinero, y demás, pero de sexo no. Eso es algo que no se habla. 
 Cuando pregunto el porque, en general son ideas que se fueron formando desde el inicio de la relación, donde les daba vergüenza, no estaba bien hablarlo, o no había apertura en esos temas.  Y después ya se acostumbraron a que sea así y no se animaron más.  
Uno o ambos miembros de la pareja traen educaciones represivas o muy tradicionales respecto al sexo, o también creencias religiosas que pueden influir en la comunicación o sexualidad en general.  Aun hoy escucho mujeres que me dicen que fueron educadas de forma tal que si se expresaban sexualmente con sus maridos eran consideradas más o menos como promiscuas. 
  Cuando falla la comunicación sexual, es muy difícil que se de un ajuste “natural” en el tema, ya que además de cada persona ser diferente, le agregamos la diferencia en la sexualidad hombre - mujer. 
En general las personas que traen estos problemas, tampoco se conocen bien a sí mismas, porque no han tenido oportunidad de experimentar su sexualidad más allá de lo establecido como norma con esa pareja.
El planteo que traen es que no tienen deseo sexual, que cumplen por obligación, que no disfrutan. Cuando surge la pregunta de si le comunican a su pareja lo que le gusta, es cuando aparece la falta absoluta de comunicación en estos temas. 
SI bien no podemos decir que siempre se deba a estos factores la falta de deseo, pero sin duda es uno de los más frecuentes y llamativos. 
Enseguida aparecen las diferencias en cómo vive el hombre y la mujer la sexualidad. Desde la forma en que somos educados, en general el hombre pro sexo y la mujer lo contrario. Hasta los prejuicios que aún hoy existen hacia la mujer cuando se anima a manifestarse en esta área alguna vez.
Pero si no se rompe con estos prejuicios en el ámbito de la pareja, difícilmente se pueda logra un buen ajuste sexual, el hombre va a tender a ser rápido una vez que está excitado, va a querer dirigirse “corriendo” al acto sexual por el camino más corto y si la  mujer no le comunica lo que le gusta y necesita,  se va a sentir muy frustrada en la relación.  Y así menos deseo tendrá la siguiente vez.  
En terapia del comportamiento decimos que la conducta no fue “reforzada”, por tanto no hay ganas de que se vuelva  a repetir. 
Muchas parejas en la etapa de novios pudieron llegar a disfrutar de la sexualidad, pero cuando se casaron empezó a hacer estragos la rutina, las responsabilidades, los problemas, etc y se fue minando la vida sexual.
El sexo pasó a ser como el diario de la mañana, está ahí al alcance de la mano cuando quieran. Entonces pierde su encanto si no hay algún tipo de variación o innovación. Si a esto le sumamos que no podemos hablar sobre ello, entonces es difícil encontrar el antídoto anti aburrimiento.
 A veces me dicen que es imposible nombrar partes del cuerpo o decirles lo que les gusta o creen que podría gustarles. Como si las palabras estuvieran cargadas de culpa o vergüenza y no pueden hablar.
Pero también está el lenguaje no verbal, que expresa mucho. Si la persona no se anima a decirle con palabras determinado deseo  a su pareja, puede hacerlo llevándole la mano o guiándolo a lo que le gusta, sin tener que emitir palabra.
 Es otra alternativa muy válida también. La expresión de la cara muestra agrado o desagrado frente a lo que a uno le gusta o no. EL movimiento del cuerpo habla también y mucho, si algo le está gustando se va  a mover de una determinada forma, lo mismo los sonidos. No necesariamente tenemos que sentar a la pareja a los pies de la cama y darle un recetario en forma fría acerca de lo que queremos o nos gusta, siempre hay formas de comunicarlo sin necesidad de romper el encanto del momento. 
Experimentar cosas nuevas es otro problema en las parejas sin comunicación en esta área. No se animan a plantearlo, están muy preocupadas por lo que va a pensar la pareja. No quieren herir sus sentimientos si lo plantean porque capaz el otro piensa ( o se da cuenta) que no se siente contenta con lo que están haciendo hasta ahora. O cree que se siente insatisfecha, o cualquier otro tipo de  idea negativa a respecto.
Claramente hablamos de que las cosas se tienen que plantear desde una perspectiva positiva. EL hecho de innovar no significa siempre sinónimo de insatisfacción, aunque a veces lo sea. Se trata también de creatividad, motivación, experimentar como en cualquier otra área. Es uno cuando se expresa que trasmite la idea de que puede ser positivo o no.
Hay que perder el miedo a lo nuevo, y pensar que es un área que se enriquece con el conocimiento y la innovación. 
No tienen que ser cambios radicales, simplemente ir de a poco cambiando ciertas rutinas, formas de hacer el amor, lugares, ropa, fantasías.  De a una cosa por vez.
Seguramente si a ambos les gusta y disfrutan, la siguiente vez estarán más abiertos a otras cosas. Y también la otra persona puede animarse a innovar, ya que la conducta es interdependiente y el cambio en un miembro de la pareja hace que influya en la conducta del otro.
También en la sexualidad influye mucho como se siente la persona en el resto de su vida, su autoestima. A veces en otras áreas se siente frustrada y lo traslada a la sexualidad también y no debería ser asi.
Otro factor que influye mucho es cuando hay conflictos u hostilidad con la pareja, esto afecta el  deseo, sobre todo en la mujer.  Si no están bien en el resto de la convivencia no sienten deseo. Es incompatible el enojo con la excitación, por ejemplo. Si la`persona está molesta porque su pareja hizo algo que le desagradó mucho, difícilmente pueda surgir el deseo sexual que luego le lleve a la excitación.
Hay que tratar de resolver esto primero, hablándolo, trasmitiendo la molestia y buscando soluciones a ella. 
Por eso la comunicación general influye también en la sexualidad, si las parejas no tienen capacidad verbal para resolver sus conflictos cotidianos no van a tener una buena sexualidad tampoco. 
Para lograr una buena comunicación se debe ser claro en la conducta que se está señalando. No sacar largas listas de reclamo porque así no se puede llegar a acuerdos ni soluciones en ninguna. Se habla un tema por vez. 
Se tratan de buscar soluciones y no culpables. Se refieren a la otra persona en términos de conducta y no se  hacen juicios generales. 
No es lo mismo decir, ”me gustaría que me ayudes con el orden de la casa”, a decir: “sos un desordenado, nunca ayudas en nada”. Esto último es un reclamo que no lleva a nada constructivo, ya que es un rezongo pero no expresa ningún pedido, y al ser en tono agresivo, la otra persona va a tender a defenderse en vez de querer subsanar el error. 
Lo mismo trasladado al área sexual, si en vez de decirle a la pareja “ me gusta cuando me acaricias de tal forma o en tal lugar”, le dicen cosas tales como “solo pensas en ti , asi no me gusta , sos un apurado, etc” No le están dando pautas para manejarse en ese terreno en forma adecuada.
Hay que tratar de trasmitir siempre las cosas en forma positiva y reforzar la conducta del otro cuando lo hace bien.  Que quiere decir esto? Cuando se acerca a la conducta que deseamos, hacérselo notar, ya sea con un gesto, con una palabra, una demostración de aprobación. 
Otro elemento importante es no mentir. Si fingimos algo que no nos gusta para salir del paso, nunca nos va a gustar realmente porque no estamos dando la chance de corregirlo. Tal vez no nos gusta una caricia, o una posición para hacer el amor o no llegamos al orgasmo y lo fingimos para dejar contento al otro. En todos estos casos estamos trasmitiendo señales equivocadas que desvían cada vez mas a nuestra pareja de poder acercarse a nuestro deseo. 
Por eso es fundamental dejar esos malos hábitos que no nos ayudan en lo más mínimo a mejorar la comunicación sexual. 
Hay que de a poco empezar a corregirlos y animarse a trasmitir lo que nos gusta y deseamos, es la única forma de lograr una buena comunicación y una vida sexual mas placentera para ambos.

Ps, Silvia Cardozo
Terapia Cognitivo Conductual
ensil@adinet.com.uy







Compartir:

Logo revista Cala

Revista Online

Con más de 8 años de presencia contínua en los medios, Cala le ofrece a sus lectores y clientes un producto de calidad, brindando contenidos de actualidad, escritos por colaboradores profesionales en su área: psicólogos, médicos, expertos en belleza y moda que número a número nos dejan su experiencia.

Redes Sociales

Etiquetas

Entrevistas Belleza Mujer Cala Pareja y Sexo Sociales Casamientos Fashion In Salud & Bienestar Zona Diseño

Números Anteriores

Tapa de raista cala