MEJOR SOLO QUE MAL ACOMPAÑADO



Muchas consultas hoy en día son por el temor a dejar una relación y conocer la temida soledad.  A veces prefieren seguir con una pareja disfuncional, pero tener alguien al lado. Este tipo de personalidades son propensas a tener relaciones tóxicas, en el sentido de involucrarse por ejemplo con personalidades narcisistas, que les encanta que siempre les estén adorando y haciéndoles sentir lo importantes que son.  En general el narcisista suele dar cariño y luego sacarlo, manipulan  y esto hace que el “dependiente” sea más inseguro y tolere cosas con tal de no perder ese cariño que viene en forma intermitente.

“La dependencia emocional es un problema en la personalidad que produce que el sujeto que la padece priorice el mundo de la pareja sobre cualquier otro, hasta el punto de anularse en exceso por las relaciones de pareja o vivirlas con una intensidad emocional normalmente negativa y desbordante”, explica Jorge Castelló Blasco, psicólogo de Valencia especializado en dependencia emocional y trastornos de la personalidad.
Quiénes son más propensos a desarrollar esta actitud?
Las personas que no pueden estar solas y disfrutar de la soledad, pueden caer fácilmente en estas confusiones: si es que  aman a su pareja o si es  una relación enfermiza.  En general estas personas  tuvieron ejemplos familiares de este tipo, donde  alguno de sus padres era dependiente y toleraba conductas que eran claramente inapropiadas y no ponía limites porque temía perder al otro.  Esto puede fijarse en el hijo como algo que es normal tener que soportar para tener una pareja.
Luego cuando crecen tienen incorporada esa creencia. Esto hace que toleren lo que no deben.
O chicos que  han sufrido abandono de alguno de sus progenitores y temen que los vuelvan a abandonar. Piensan que  si fueron capaces de hacerlo las personas que los traen al mundo , porque no lo haría alguien más? Y por este motivo siguen a pesar de cualquier tipo de situaciones intolerables.  
Hay dos elementos básicls para darse cuenta de si se está atrapado en este tipo de relaciones: una es si hay temor a quedarse solos y el otro si piensan que no son dignos de amor.
El temor a quedarse solos es importante, porque la persona sana, debería poder estar sola y disfrutar de ese estado, aunque sea transitoriamente. No como estilo de vida permanente, pero sí transitorio, ya que cuando se está solo es una buena oportunidad de conocerse más a sí mismo. A veces cuando se está acostumbrado a estar en pareja, se delegan muchas cosas en el otro y no saben o no conocen sus propias capacidades para resolver cuestiones que antes las hacia su pareja o en pareja.  Es un buen momento de dedicar a otro tipo de actividades que antes no se podían por falta de tiempo. O también de reflexionar sobre sí mismo y lo que realmente quiere de la vida.
Las recompensas potenciales de seguir soltero  pueden motivar incluso a que mucha gente siga siéndolo voluntariamente.  Factores como el tiempo libre para uno mismo y para los amigos y la familia, la libertad de horarios, comidas y aficiones, entre otros.  A veces se ponen más exigentes a la hora de volver a estar en pareja, ya que descubrieron que la temida soledad en verdad no fue tan mala.
En cambio cuando no se tolera estar solos ni siquiera transitoriamente, puede caerse igual en tener parejas ocasionales todo el tiempo para tapar esa sensación de soledad y terminan haciéndose más daño  porque la sensación de vacío que esto les genera les confirma su baja autoestima y sus creencias de que van a quedarse solos para siempre porque no van a poder lograr tener una pareja que valga la pena. El problema acá son justamente esas malas elecciones que hacen para tapar la soledad.  

La angustia acerca de no tener una relación romántica puede propiciar erróneamente  la idea de que cualquier relación es mejor que no tener ninguna relación.
Tener una pareja es una elección importante en la vida. No puede ser para llenar un vacío solamente. Tenemos que poder estar solos y estar bien para poder recién después elegir en base a un deseo y no a una necesidad. No confundir amor con necesidad de tapar un vacío.
Una pareja sana es aquella que funciona sin conductas disfuncionales, sin tener que tolerar cosas inapropiadas para poder seguir con ella. Que suma en nuestra vida y no alguien a quien debemos perdonar todo solo para estar acompañados
En caso de estar atrapado en esta situación lo mejor es entender primero que no es un estado sano ni una relación buena . Que va a seguir siendo infeliz porque el problema radica en la persona que tiene estas creencias que debe modificar.  
Dichas creencias condicionan toda su vida, desde las malas elecciones de pareja hasta la imposibilidad de visualizarse bien un tiempo en soledad.  Poder corregirlas es fundamental para tener una vida mejor y relaciones  sanas.


Ps. Silvia Cardozo
Terapeuta cognitivo conductual
Email : ensil@adinet.com.uy






Compartir:

Logo revista Cala

Revista Online

Con más de 8 años de presencia contínua en los medios, Cala le ofrece a sus lectores y clientes un producto de calidad, brindando contenidos de actualidad, escritos por colaboradores profesionales en su área: psicólogos, médicos, expertos en belleza y moda que número a número nos dejan su experiencia.

Redes Sociales

Etiquetas

Entrevistas Belleza Mujer Cala Pareja y Sexo Sociales Casamientos Fashion In Salud & Bienestar Zona Diseño

Números Anteriores

Tapa de raista cala